Prehistoria


Podemos definir Prehistoria como el periodo de tiempo previo a la Historia, transcurrido desde el inicio de la evolución humana hasta la aparición de los primeros testimonios escritos.

La importacia de la escritura como frontera entre la Prehistoria y la Historia, está en que sólo a tavés de los testimonios escritos, podemos conocer con certeza acontecimientos, hechos y creencias de aquellas personas que vivieron antes que nosotros.

Al no existir el testimonio escrito, la arqueología se convierte en el único medio para reconstruir los sucesos de la prehistoria, a través del estudio de los restos materiales dejados por los pueblos del pasado: sus zonas de residencia, sus utensilios, así como sus grandes monumentos y sus obras de arte.
Para su estudio, la Prehistoria se divide en tres periodos que se corresponden con la propia evolución de la humanidad.
El más antiguo de estos tres periodos es el Paleolítico, cuyo comienzo se remonta a hace unos 2.500.000 años. En esta etapa el ser humano utilizaba herramientas elaboradas a base depiedra tallada, hueso y palos. Durante esta época el hombre fue cazador, pescador y recolector, por lo que llevaba una vida nómada y solía colocar sus campamentos en las orillas de los ríos donde se aseguraba el agua y la comida por un tiempo. En esta época se comenzó a utilizar el fuego (hace 1.500.000 años aproximadamente) y se tenían creencias religiosas de carácter mágico y se realizaban ceremonias funerarias.


A continuación, el descubrimiento de la agricultura (Revolución Agrícola) marco el inicio del Neolítico. El comienzo de esta etapa de la evolución humana es difícil de concretar ya que cada grupo humano descubrío la agricultura en un momento distinto (incluso hoy quedan en América y Oceanía, grupos humanos que siguen viviendo en el Paleolítico y desconocen la agricultura). Como fecha aproximada podemos colocar el inicio de esta época hace unos 5.000 años. Durante el Neolítico, el ser humano descubrió la ganadería y la agricultura (aunque siguiera practicando la caza y la recolección) lo cual le permitió convertirse en sedentario y construir los primeros poblados, así como tener más "tiempo libre" que poder dedicar a otras tareas distintas de la constante búsqueda de comida. El hombre en esta época utilizaba herramientas más perfectas realizadas con huesos y piedras pulidas y comenzó a desarrollar el tejido y la cerámica.

El último periodo de la Prehistoria es la llamada, genéricamente, Edad de los Metales, ya que en él, los seres humanos descubrirán y utilizarán los metales. A su vez este periodo se divide en tres etapas que reciben el nombre de los metales que el hombre fue utilizando progresivamente. La más antigua es la Edad del Cobre, primer metal trabajado, posteriormente vino la Edad del Bronce y por último la Edad del Hierro. Al igual que en el Neolítico, los metales no fueron decubiertos a la vez por todos los pueblos, por eso aquellos pueblos que utizaron el cobre se impusieron a los que sólo utilizaban la piedra, aquellos fueron sometidos por los que usaron el bronce y por último el hierro se mostró durante mucho tiempo como el metal más fuerte. En esta etapa se desarrollan las primeras civilizaciones que acabarían por inventar la escritura, entrando en la Historia.
Fuente: http://thales.cica.es/rd/Recursos/rd98/HisArtLit/01/menuarte.htm


La Edad de Piedra
La tradición ha considerado a la Prehistoria como la etapa en la que el hombre careció de escritura. Se la divide normalmente en dos edades según el tipo de material que usó el hombre para la fabricación de sus herramientas y demás útiles de trabajo: la Edad de piedra y la Edad de los metales.

La Edad de piedra comprende tres periodos:
Paleolítico.
Mesolítico.
Neolítico.
Por otro lado, la Edad de los metales abarca las edades de:
Cobre.
Bronce.
Hierro.

Paleolítico

La vida del hombre atravesó por importantes transformaciones, en su gran mayoría determinadas por los cambios climáticos que tuvieron lugar durante este periodo.
De acuerdo con estudios geológicos y arqueológicos, es posible afirmar que sus inicios tuvieron lugar 500,000 años antes de la era cristiana, prácticamente con las primeras glaciaciones. Antropológicamente correspondió a los tiempos del homo habilis y del homo erectus, antecesores del homo sapiens.
Los primeros objetos artísticos elaborados fueron localizados en el centro del continente africano, y se les conoce como cultura de los guijarros o pebble culture.

El paleolítico se divide en:

Inferior.
Medio.
Superior.

Paleolítico inferior
El Paleolítico inferior (500.000-40.000 a.C.), periodo correspondiente al homo de Neanderthal, cuyas principales actividades económicas fueron la caza y la recolección, que fortalecieron su vida social como factor determinante para la supervivencia.
Los primeros asentamientos fueron al aire libre, en mesetas y cuevas cercanas a ríos. En esta etapa, el hombre desarrolló dos tipos de trabajo lítico: la tradición nodular y la tradición de lascas, cuyas principales evidencias se han localizado hasta ahora al norte de África, España, Francia e Italia.
La tradición nodular comenzó en el periodo abbevillense y se caracterizó por la talla en ambas caras de bloques (nódulos) de pedernal con los que fabricó hachas de mano, cuyo filo empleaban para cortar o raspar. Más tarde, en el acheulense el trabajo de los nódulos fue más cuidadoso y produjo hachas de mano más ligeras.
Nació así la tradición de lascas, que trabajó a su vez los residuos dejados por la talla nodular antes referida y que dio inicio en el periodo clactoniense, caracterizado por el trabajo de retoque y adelgazamiento de lascas productoras de cuchillos de pedernal. A él siguió el levalloisiense, que produjo diferentes tipos de instrumentos de trabajo.


Paleolítico medio
El periodo del Paleolítico Medio (40.000-33.000 a.C.), está representado por el homo de Cro-magnon, morador de cuevas, descubridor del fuego y especialista en la caza de caballos y mamuts. Es considerado introductor de ideas religiosas, como lo hacen suponer los hallazgos de fosas con restos de huesos pintados en ocre, rojo y amarillo, acompañados de ofrendas, al fondo de las cavernas que habitaba.
La tradición nodular continuó con el periodo musteriense que trabajó hachas de mano en pedernal y hueso, así como puntas de flecha elípticas y triangulares, raspadores y raederas, utilizando para el hueso la llamada técnica de presión.
Por su parte, la tradición de lascas derivó en los mismos sitios musterienses en el perigordiense, subdividido a su vez en chatelperroniense y gravetiense.

Paleolítico superior (33,000-9,000 a.C.)
Primer periodo cultural desarrollado por el homo sapiens sapiens, quien vivió no sólo en cuevas sino también en las primeras chozas de troncos y guijarros. Entre los artefactos fabricados predominan las puntas de pedernal y sílex, azagayas y propulsores en hueso, marfil y asta, que permitieron incrementar la efectividad en la cacería, además de figurillas femeninas como las llamadas Venus de Willendorf, propias del centro de Europa.

Derivado de la tradición nodular, se sucedieron los periodos auriñaciense, productor de raspadores, raederas, bastones de mando y puntas óseas, buriles y punzones de cuerno, así como de collares de concha, y el magdaleniense, indudablemente el que mejor talló el hueso, como lo evidencian los grabados animales realizados con buril que adornan bastones de mando, arpones y azagayas.
Por su parte, la tradición de lascas derivada del solutrense, se caracterizó por un fino trabajo del pedernal y sílex, lo que produjo un extenso y variado repertorio de puntas de flecha foliáceas, imitativas de diversas formas de hoja de árboles (laurel y sauce), además de puntas con muesca y agujas.

Pinturas rupestres

Las pinturas rupestres constituyen la mayor prueba del nivel artístico alcanzado por el hombre prehistórico durante el paleolítico superior.
Derivan su nombre de rupe (roca). Sus colores los proporcionó la naturaleza: rojo y amarillo de las tierras dotadas de hierro y óxidos minerales; negro de las osamentas carbonizadas y trituradas y blanco del yeso. Las primeras representaciones pictóricas fueron siluetas animales -residuales de la fauna pleistocénica- y manos humanas que adquirieron mayor calidad cuando aprovecharon las protuberancias rocosas de las cavernas como partes del cuerpo de los animales que dibujaron, sombreándolos para dotarlos de volumen.

Fuente: Betty Zanolli Fabila, Historia del Arte, http://arte.suite101.net/


Herramientas de la Edad de Piedra
Cuchillo de silex con mango (reproducción)


Bifaz de silex





Fuente del mapa conceptual: www.claseshistoria.com