sábado, 12 de noviembre de 2011

¡Intringulis Chingulis! Uh, Uh, Uh... Pasando Revista por Anteojito

Algunas tapas de la revista para niños que creó en Argentina Manuel García Ferré, durante la década del 60.




Breve Historia de la Tinta

Se atribuye la invención de la tinta a los chinos, quienes la inventaron unos 2500 años antes de Cristo. Las primeras tintas estaban hechas con tinturas vegetales naturales.

Ya en las primeras pinturas rupestres creadas por el hombre en las cuevas y paredes rocosas, se encuentran rastros de emulsiones coloreadas con las que pintaban sus trazos.
La tinta se comenzó a usar en la antigüedad para escribir en papiro. Se han encontrado también en Egipto antiguas escrituras en negro y en rojo, en papiros escritos con cálamo, en algunos hipogeos (Sepulturas subterráneas).
Las tintas antiguas consistían en la unión de un pigmento llamado negro de humo, cola y sustancias aromáticas. Había que mezclar con agua para luego usar. Fueron las conocidas con el nombre de tinta china. En la actualidad se utilizan para dibujos y artesanías, y se fabrican de todos los colores, con diversos tintes sintéticos que reemplazan al negro de humo.
La tinta más durable es la que se realiza con sulfato ferroso, mezclado en agua con tanino y ácido gálico, a lo que se le añade el color (generalmente azul).
Cuando aparecieron las lapiceras estilográficas se fabricaron tintas especiales, de secado rápido.
Los bolígrafos usan tintas más similares a las de imprenta. Éstas se fabricaban en sus comienzos, con negro de humo mezclado con barniz o aceite de linaza hervido. En la Europa del Siglo XIII aparecen las tintas de color, para lo cual se les incorporaban pigmentos, y barnices que variaban según la superficie a imprimir. Hay tintas de imprenta que se acercan más a la pintura que a la tinta para escritura.
La evolución ha hecho que se disminuyera el uso de las tintas escolares y manuales.
Pero a la vez han aparecido en una etapa cintas entintadas para máquinas de escribir, y en la actualidad tintas de impresoras para computadoras, así como impresoras láser que emplea un tóner en polvo.
También algunas máquinas de fax funcionan con papel sensible al calor.
Hasta mediados del siglo XX se usaron los tinteros de escritorios y escuelas, donde se colocaba la tinta para la escritura de documentos y trabajos.






Fuente: www.educar.org Nidia Cobiella

Ansel Adams: Maestro de la Fotografía

Ansel Adams nació en San Francisco, en 1902.

Su familia tenía un talante muy liberal en cuanto a su formación, por lo que no siguió una carrera normal.
Pronto derivó a estudios de piano con vistas a convertirse en músico.
Sin embargo, un viaje familiar cuando contaba 14 años al Parque de Yosemite cambió su vida, aportándole una nueva forma de dedicación.
Sus padres le regalaron una cámara para la ocasión, una Kodak Box Brownie que le permitió no sólo tomar contacto con la fotografía sino con la propia naturaleza, que le fascinó.
También tuvo oportunidad de asistir a una gran exposición que celebró con motivo de la apertura del Canal de Panamá, donde pudo contemplar fotografías de todas partes del mundo que fascinaron a Ansel.
Incluso cuando se casó, anduvo debatiéndose entre las profesiones de músico y fotógrafo.
Pero unos contactos con el reconocido fotógrafo Paul Strand le convenció para dedicarse profesionalmente a la fotografía.
Poco más tarde, con Strand, Imohen Cunningham, Weston y otros, formó el conocido Grupo f/64, caracterizado por su realismo y la utilización de los mayores cierres posibles en la obturación de los objetivos, al objeto de lograr las mayores cotas de realismo y definición en sus negativos.
Hacia 1933, coincidió en Alfred Stieglitz que había fundado una galería, donde pudo exponer sus fotografías.
Ansel Adams se decantó por la fotografía de abruptos paisajes, profundos cañones, montañas y ríos, bien por placer personal bien por encargos del Gobierno o por los directores de los Parques Nacionales.
Realizó grandes series de fotografías de numerosos parques, sobresaliendo, por conocidas, las de Yosemite National Park y Sierra Nevada.
Simultaneó esta labor con procesos estrictamente comerciales encargados por las compañías de la época con vistas a calendarios, felicitaciones de Navidad y moda u otros.
No le gustaba, pero le permitía seguir dedicándose de forma más libre a su pasión: fotografía de la naturaleza.
En 1949 fue el encargado de probar los primeros prototipos de Polaroid, tarea a la que se aplicó con entusiasmo para explorar las nuevas posibilidades que ofrecía el sistema.
El conocido sistema de zonas fue inicialmente desarrollado por Ansel, quien ha estado publicando numerosos libros, no sólo de fotografías en sí, sino de técnica fotográfica hasta 1984 en que murió.
Por ejemplo, en 1979, cinco años antes de su muerte se publicó el libro "Yosemite and the Range of Light" del cual se llegaron a vender más de 200.000 ejemplares.

Comentario: Ángel Luis Domínguez
fuente: www.elangelcaido.org